www.elimparcial.es

yate

DEPORTES

La Agencia Tributaria asegura que se trató de un "control rutinario".

se encuentra amarrado en un club naútico de ibiza

Ayer en el Club Naútico de San Antonio el yate G-One de Mar Flores y Javier Merino fue precintado por Hacienda; por lo visto el matrimonio no ha pagado nada en absoluto de los impuestos de la compra de esta embarcación según cuenta Exclusiva Digital. El yate tiene un valor de 6 millones de euros.

Con el título "Síndrome de Guernica"

Después de 26 años de ser usado como embarcación de recreo por Franco y su familia y tras permanecer años abandonado cerca de un pueblo de Burgos, el Azor regresa a la actualidad convertido en obra de arte gracias al trabajo del artista Fernando Sánchez Castillo (Madrid, 1970).

se desconoce el coste

Clarena II es un yate de lujo de 72 metros de eslora construido por un astillero italiano en 2009 y que hasta hace un mes pertenecía al constructor Francisco Henando, conocido como "El Pocero". El yate, cuyo precio de venta se desconoce, será entregada en el mes de junio a sus nuevos propietarios.
  • 1

usado por familia real desde hace 12 años

La Casa del Rey ha informado de que Don Juan Carlos renuncia al uso del yate "Fortuna", donado por un grupo de empresarios de Baleares a Patrimonio Nacional para el uso de la Familia Real hace doce años. Una vez comunicada la decisión del Monarca, Patrimonio decidirá si aprueba esta "desafectación".

de fiesta en la cubierta de su yate

Borja y Blanca parecen estar poco preocupados por la entrevista que la baronesa Thyssen ha ofrecido a la revista Semana y, para confirmarlo, se montan una mega fiesta en alta mar. Desfogados, alocados y muy desatados se mostraron los dos haciendo caso omiso a las palabras de Tita Cervera sobre lo apenada que se siente por la nula relación entre madre e hijo.

El escándalo de los yates robados salpica al Presidente Ben Ali

A dos meses de que se celebren las elecciones presidenciales en Túnez, el escándalo de los yates de lujo robados en Francia comienza a adquirir preocupantes tintes políticos. La justicia gala, a pesar de las presiones que recibe, se resiste a archivar el caso, mientras que el Palacio de Cartago, sede de la presidencia tunecina, observa un enojoso silencio.