www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Pianista donostiarra

Judith Jáuregui: “Es momento para que los jóvenes plantemos cara”

miércoles 06 de marzo de 2013, 11:10h
La pianista donostiarra Judith Jáuregui se encuentra estos días en Madrid, donde el próximo jueves 7 de marzo presenta su último trabajo discográfico, “Para Alicia, inspiración española”, en el Auditorio Casa del Lector. La admiración que siempre ha sentido hacia la gran pianista barcelonesa, no sólo como artista sino también como ser humano, fue el motor que llevó a Jáuregui a involucrarse en el proyecto que ahora se ve materializado a través de su propio sello discográfico, Berlimusic.
“Berli viene de libre”, afirma con seguridad Judith Jauregui a El Imparcial cuando le preguntamos por la razón de haber creado su propio sello discográfico, y añade, aún con mayor rotundidad, “El motivo principal es que eres libre para decidir cuándo y cómo. Y supone estar detrás de todo el proceso que, además, es precioso”. Judith se confiesa, por otra parte, como una persona curiosa a quien le gusta aprender de todo. “Soy una chica de 27 años que vive en este mundo y, por eso, aunque mi trabajo sean las teclas, también me gusta saber lo que hay detrás. Creo que para todos los que formamos parte del arte y de la cultura es muy importante saber cómo funciona y hoy en día, más que nunca, es el momento para que los jóvenes plantemos cara a esta situación tan espantosa que nos ponen por delante, coger la sartén por el mango, dejar de decir lo que vamos a hacer y hacerlo”. Está claro que la joven pianista ha cogido el mango y lo sostiene bien fuerte. Eso sí, tampoco se ha tratado de un salto al vacío.

Nos lo aclara cuando le preguntamos por la mayor desventaja de salir al mercado con un sello independiente, en vez de con la cobertura de alguno de los grandes. Jáuregui está de acuerdo en que la distribución es el mayor inconveniente de “ir por libre” y, por eso, antes de que este proyecto naciera, la primera conversación que tuvo fue con la distribuidora, porque “por muy romántica que sea mi idea, por el homenaje tan bonito que creo que se hace a Alicia de Larrocha, si el disco al final no sale a la luz, el proyecto no nace. Sin una distribuidora detrás, efectivamente no hay nada”.

PIE DE FOTO Aquella conversación, nos cuenta, tuvo lugar en septiembre, de modo que quedan pocas dudas acerca de la intensidad del trabajo en el que ha estado inmersa durante estos últimos meses, el cual, además, ha compaginado con la agenda correspondiente a su carrera profesional. “Si se quiere, si se tiene la dosis necesaria de ilusión, de pasión y de trabajo, se puede. Si se es capaz de dormir muy poco, se consigue y en unos meses funciona”. Aunque, por supuesto, admite que se presentan obstáculos constantemente y no queda más remedio que estar detrás de cada detalle. Es, asimismo, un riesgo no sólo a nivel económico. “Desde luego lo es y eso lo sabe cualquiera que monta desde una tienda a una discográfica o una editorial, pero si no asumimos un riesgo en la vida, no hacemos nada”. En todo caso, qué mejor ocasión para asumir un riesgo que el de rendir homenaje a la pianista que tanto admira cuando se cumplen 90 años de su nacimiento. “Alicia de Larrocha paseó la música española por las mejores salas del planeta y si ya de por sí nuestra música era universal, ella la hizo incluso más universal. Y nos abrió las puertas del mundo a las demás generaciones. Por eso, desde mi pequeñez, le quiero dar las gracias, también por haber sido un referente tan importante, un referente artístico en general pero, asimismo, un referente como mujer. Como pianista tiene una personalidad inigualable”, afirma con una pasión que se refleja no sólo en su voz sino también en sus ojos y, de repente, se detiene un instante para explicarnos que habla en presente de la pianista fallecida en 2009 porque ha dejado un vacío que considera imposible de cubrir. “No va a haber una sustituta de Alicia porque siempre nos va a llegar su eco, siempre vamos a poder recurrir a ella. Alicia nos devuelve la perspectiva y nos ata a la tierra”. Como artista, para Jáuregui, de Larrocha es de una fuerza tremenda capaz de hacer de su versión, la versión definitiva. “Cada vez que una obra pasaba por sus manos, se convertía en la versión”. Como mujer, Judith quiere destacar su humildad. “Alicia nos regala una de esas lecciones inolvidables: que en la sencillez, está la grandeza”, asegura, y se emociona de manera especial al contarnos cómo la gran pianista era muy feliz con muy poco. “Esa sencillez, a mi juicio, la hacía aún más grande”. Le preguntamos entonces por sus propias pasiones, por lo que le hace feliz a ella, y contestar sin vacilar: “La vida, a mí me apasiona la vida”, afirma rotunda y sonriente, como si la estuviera saboreando en ese mismo instante. “Estar con mi gente, achuchar a mis sobrinos, darme un paseo por mi tierra, por mi Donosti y también por Madrid. O esos momentos de complicidad con las amigas”.

Jáuregui, que empezó en la música a los cinco años, transmite, a su vez, esa sencillez de la que nos está hablando. Es, además, cercana, de esas personas sociables de manera natural, sin artificios, que se interesa de corazón por lo qué hacen quienes le rodean, aunque su profesión le lleve “por ley” a vivir muchos momentos de soledad. Una soledad con la que, por otra parte, se nota que ha aprendido a llevarse bastante bien. “Como pianista, quizás lo más sacrificado es la soledad”, afirma. “Los pianistas estamos solos. Yo estoy sola gran parte del día, hay muchos días que no veo a nadie, incluso que no hablo con nadie. Y luego, viajas solo, te enfrentas solo ante el público, te vas a tu hotel solo. Si tienes suerte, te vas con la organización a cenar o con alguien que conozcas en esa ciudad, pero si no, llamas al room service y cenas solo en tu habitación. Por otra parte, aunque a veces me queje, estamos tan acostumbrados ya a esa soledad, que también la buscamos”.

PIE DE FOTOCuando seguro que Judith Jáuregui no estará sola será este próximo jueves. Después de tres conciertos seguidos este pasado fin de semana en Bilbao, donde ha presentado por primera vez el disco con gran éxito, lleva en Madrid desde este lunes realizando entrevistas en los diferentes medios de comunicación. Además, con la idea de llevar la música clásica a otros públicos, ella misma ha elegido el Auditorio Casa del Lector, un punto de encuentro cada vez más frecuentado en Madrid, para presentar al público su homenaje a Alicia. Después viajará a Barcelona el día 14 para su presentación en la Academia Marshall, al mismo tiempo que continúa con los compromisos que figuran en su agenda de conciertos. ¿Proyectos nuevos? Su mirada indica que debe de haber ya muchos rondando por su cabeza, pero lo que nos contesta es que va todo tan rápido que quiere pararse en el presente, en el disco que ya tiene en sus manos, para poder saborearlo de verdad. Y es que en el arte, en la música, el tiempo no debería de contar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.