www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CASO LAURA LUELMO

La Guardia Civil explica cómo mató Bernardo Montoya a Laura Luelmo

La Guardia Civil explica cómo mató Bernardo Montoya a Laura Luelmo
Ampliar
(Foto: Efe)
EL IMPARCIAL
miércoles 26 de diciembre de 2018, 12:11h
El asesino confeso era un "sospechoso con mayúsculas" desde el primer momento. La mató golpeándola contra el suelo en su casa y la agredió en el campo, según la investigación de la Guardia Civil.

La Guardia Civil ha ofrecido este miércoles información en rueda de prensa sobre el asesinato de Laura Luelmo como ya hizo en el caso Diana Quer y el niño Gabriel.

El 12 de diciembre, la joven profesora zamorana desaparece, pero no es hasta el 13 cuando la familia denuncia que no puede contactar con ella. El último wasap que envía a su novio, Laura dijo a su pareja que no sabía si iba a salir a andar porque "hacía viento".

El padre de la joven y su novio se trasladaron a El Campillo, Huelva, para seguir de cerca la investigación de los agentes. Con ellos, la familia de Luelmo entró a su casa, donde dectectó que faltaban unas mallas y unas zapatillas de deporte. Es, en ese momento, cuando los guardias civiles detectan movimiento en la casa de Bernardo Montoya, a quien interrogan, pero él niega conocerla. Desde ese primer contacto con la Guardia Civil, Montoya no vuelve a entrar a su casa.

Cuando la Guardia Civil conoce los antecedentes del asesino confeso, los agentes ponen una patrulla de vigilancia para controlar sus movimientos por tratarse de un sospechoso "en mayúsculas".

El día 15, los agentes ya cuentan con la geolocalización del móvil de Laura y centran la búsqueda en un radio de 5 kilómetros. Mientras tanto, la Guardia Civil de Cortegana detecta la presencia del coche del asesino en la localidad onubense donde reside el padre de Bernardo.

Unos vecinos relatan que el mismo jueves que fue identificado por la Guardia Civil, Montoya volvió andando por una de las calles que daban a su vivienda ocultándose pegado a la pared. Al ver a la patrulla, volvió sobre sus pasos. También saben los agentes que fue al centro de salud de Cortegana porque se quejaba de dolor en las costillas, lo que invitó a pensar que podría haber sido golpeado por la víctima, que le propinó una patada, a lo que, según su testimonio, él respondió golpeándola.

Laura fue hallada desnuda de cintura para abajo. Cuando se llevó a cabo el levantamiento de cadáver eran visibles las agresiones de las que había sido víctima, según el relato de la Guardia Civil.

En el momento de la detención, el asesino confeso reconoció que había estado con Laura, aunque cuenta una "película" a los agentes en la que relata que la joven se da accidentalmente un golpe en la cabeza y añade que no la ha agredido sexualmente.

Montoya dice a la Guardia Civil dónde ha tirado una manta con la que la trasladó, la batería del móvil, un monedero y las llaves de su casa y su coche. Además, los agentes registran la casa del asesino, donde encuentran objetos comprados por Luelmo en el supermercado, a donde fue a las 17:20 horas el 12 de diciembre. Se detectan restos de sangre de Laura y de él, lo que quiere decir, según la hipótesis de la Guardia Civil, que la joven estuvo en casa de Montoya. A las 18:10 horas, un vecino dice ver el maletero del coche del asesino abierto.

"En la noche del 12 al 13, Laura no estuvo en la casa del asesino", han dicho los guardias civiles durante la rueda de prensa al ser preguntados por la fecha estimada de la muerte según la autopsia, que detalla que pudo ocurrir entre 2 o 3 días después de desaparecer. La Guardia Civil cree que "lo más probable" es que muriera antes de lo que ha indicado la autopsia.

Por la posición de las piernas que tenía cuando fue hallada, la Guardia Civil cree que no es posible que estuviera consciente porque habría tratado de moverse. "Tenemos claro que no fue consciente del sufrimiento que tuvo. Si estaba viva o no, eso habrá que analizarlo por los forenses. Pero consciente les puedo asegurar que no estuvo porque esa posición no podía ser la que nos encontramos".

"Creemos que la golpeó contra el suelo de su casa, como así ha manifestado el asesino", ha añadido el coronel Ezequiel Romero, jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Huelva a preguntas de los periodistas. "Los forenses dicen que hay agresión sexual, que creemos que la perpetró en el campo", ha detallado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios