www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ALIMENTACIÓN

Cómo cocinar un bizcocho de chocolate en olla exprés

Cómo cocinar un bizcocho de chocolate en olla exprés
Ampliar
lunes 26 de octubre de 2020, 10:47h

Cocinar con olla a presión permite reducir los tiempos de cocción y conservar el máximo sabor de la comida. Así lo cuenta Claudia Ferrer en el libro Cocina en olla exprés (Libros Cúpula), en el que incluye consejos prácticos sobre este utensilio y 45 recetas adaptadas.

La olla a presión u olla rápida reduce hasta el 70% el tiempo que empleamos en hacer un plato de forma convencional sin perder sabor ni propiedades.

La autora adapta a la olla exprés platos tradicionales como sopa de ajo, rabo de ternera, crema de guisantes, brócoli al ajoarriero, arroz a la zamorana, pulpo con patatas o merluza a la gallega. Las páginas del libro también incluyen recetas de postres como tarta de queso, bizcocho de chocolate, compota de manzana o melocotón en almíbar.

Además del tiempo que se ahorra en la cocina, el impacto en el ahorro energético es proporcional. Asimismo, Ferrer explica que otra de las ventajas de cocinar en olla exprés es la conservación de los nutrientes y los minerales de los alimentos. "Al cocinarse mucho más rápido y quedar todo dentro de la misma olla, nutrientes y minerales se preservan, logrando comidas mucho más nutritivas".

Sin embargo, manejar una olla de este tipo requiere de ciertas precauciones como son no llenarla en exceso de líquido, respetar los niveles, controlar las juntas de goma, y cambiarlas regularmente, y no abrirla sin que el vapor haya salido por completo.

Las ollas rápidas tradicionales (las que llevan una barra en la parte superior que se engancha por los extremos) consiguen la mitad de presión que las ollas rápidas más actuales (en las que giras la tapa y, al hacerlo, sellas todo el perímetro). Al lograr una presión mayor, también se alcanza una temperatura de cocción más elevada y, en definitiva, una reducción en el tiempo de cocción de los alimentos.

Actualmente se pueden encontrar dos tipos: las rápidas y las superrápidas (las ollas de primera línea del mercado, marcas alemanas y suizas en su mayor parte). La diferencia entre unas y otras es el sistema de cierre: en las superrápidas permite un sellado perfecto, de forma que no se escapa nada del vapor que se genera, con lo cual la presión conseguida es la más elevada posible, lo que permite una cocción más rápida y un ahorro de tiempo y energía superiores.

Bizcocho de chocolate

Ingredientes (para un molde de 18 cm)
• 60 g de cacao puro en polvo
• 165 g de harina
• 190 g de azúcar
• 1 huevo
• 135 ml de leche
• Zumo de limón
• 135 ml de agua tibia
• 2 cs de aceite
• ¼ cc de sal
• ¾ cc de levadura química
• 1 cc de bicarbonato
• ½ cc de pasta de vainilla o ½ vaina de vainilla
• 500 ml de agua (para cocer el bizcocho)
• Cacao en polvo o azúcar glas (para decorar)

Preparación:

Pon la leche en un recipiente y añade el zumo de limón. Déjala reposar durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, habrá adquirido una textura espesa, como de yogur (esa es la consistencia necesaria). Resérvala.

En un bol, tamiza el cacao, la harina, el azúcar, el bicarbonato, la levadura y la sal, y remueve para que se mezcle todo bien.

Añade a la mezcla anterior el huevo ligeramente batido, el aceite, el agua tibia, la vainilla (raspa las semillas con un cuchillo si utilizas una vaina de vainilla) y la mezcla de leche y zumo de limón. Bate con unas varillas hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Engrasa tanto la base como los laterales del molde que vayas a utilizar (puedes cubrir la base con papel vegetal para facilitar el desmoldado). Vierte la masa en el molde y cúbrelo con papel de aluminio para evitar que el bizcocho se moje durante la cocción.

A continuación, pon la olla a fuego alto con 500 ml de agua. Cuando comience a hervir, introduce el cestillo de cocción al vapor con el molde en su interior. Cierra la olla y, cuando alcance el segundo anillo, baja el fuego al mínimo y deja cocer durante 30 minutos.

Transcurrido ese tiempo, retira la olla del fuego y deja que pierda presión por sí misma hasta que bajen los dos anillos.

Cuando puedas abrir la olla, saca el molde y, una vez que puedas manipularlo sin quemarte, retira el papel de aluminio y desmolda el bizcocho sobre una fuente. Déjalo enfriar sobre una rejilla.

A la hora de servir, puedes espolvorearlo con cacao en polvo o azúcar glas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios