www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Relatos

Alice Munro: Algo que quería contarte

lunes 06 de septiembre de 2021, 12:13h
Alice Munro: Algo que quería contarte

Traducción de Eugenia Vázquez Nacario. Lumen Barcelona, 2021. 448 páginas. 19,90 €. Libro electrónico: 8,99 €. Se publican trece espléndidos relatos inéditos en español de la gran dama canadiense del cuento, acreedora de numerosos premios, entre ellos el Nobel. Por Ángela Pérez

Cuando en este mismo suplemento me ocupé de Todo queda en casa, antología de veinticuatros relatos seleccionados por su propia autora, la Premio Nobel Alice Munro (Wingham, Ontario, 1931), recordé que cuando en cierta ocasión le preguntaron qué podía haber de interesante en la descripción de la vida provinciana de Canadá, respondió: “Hay que estar allí. Pienso que cualquier vida puede ser interesante, cualquier entorno puede ser interesante”. He traído a colación esta autorreferencia porque, sin duda, esta idea, confesada por ella misma, es el eje de toda la producción de la escritora canadiense. Por eso no busca existencias extraordinarias por unas u otras razones, sino que indaga lo extraordinario en cualquier existencia, entendiendo lo extraordinario, en una sutil paradoja, por lo que ocurre cotidianamente, por lo “normal”. Una “normalidad” que, sin embargo, resulta enormemente compleja, escondiendo oscuros pasadizos como si fuera un castillo de mil y una estancias.

Es habitual señalar que la escritora es la Chéjov canadiense. Aunque ella ha explicado que se siente más próxima a Flannery O’Connor, Eudora Welty y Carson McCullers, geniales representantes de la literatura sureña de Estados Unidos, está claro que el modo de hacer del gran maestro del cuento se respira en Munro. En Chéjov, en sus relatos y no olvidemos sus piezas teatrales -la cosmovisión chejoviana se despliega con igual brillantez en ambos géneros-, parece que no ocurre nada, o nada, al menos, reseñable. Pero resulta que pasa todo, aunque o en la superficie. Como en Munro.

Algo que quería contarte apareció originalmente en 1974, pero los trece cuentos que reúne nunca se habían traducido al español. Ya en ese momento, considerado como una primera etapa de su obra -antes solo había dado a la imprenta Dance of the Happy Shades y Lives of Girls and Women-, Munro estableció las características fundamentales de su estilo y su cosmovisión que se aprecian en el volumen que ahora nos llega. El libro se abre con el relato que le da título - muy claro ejemplo de la manera de Munro de concebir el género del cuento-, protagonizado por las hermanas Char y Et, cuando ya no son precisamente jóvenes. En el relato se evoca un verano de su adolescencia que marcaría sus vidas, sobre todo la de Char, quien en esa época mantuvo una relación amorosa secreta con Blaikie Noble, que llegó al pueblo de improviso. Blaikie Noble se casa con otra y Char queda sumida en la depresión, pensando incluso en suicidarse. En su auxilio, acude su profesor de Historia, Arthur, con quien contraerá matrimonio. Pasan más de tres décadas y Blaikie Noble regresa y se marcha igualmente de improviso. Char fallece, pero el suceso queda en la sombra ¿Quizá ha hecho ahora lo que no llevó a cabo en su día? Por su parte, Et se ocupa de su cuñado, a quien nunca le dice aquello que quería contarle. Cree que debe hacerlo, pero “lo dejaba pasar. Seguían jugando a la canasta y cuidaban un poco del jardín, además de unas matas de frambuesas. Si hubiesen estado casados, la gente habría dicho que eran felices”.

Pero, claro está, nos preguntamos, ¿lo eran? , ¿hay que contar aquello que se quiere contar, pero no se cuenta? En otro de los relatos, “Cómo conocí a mi marido”, una joven espera ansiosamente la carta de un piloto al que conoció casualmente. Así, entra en relación con el cartero, quien un día le pide que se case con él: “Mi marido siempre les cuenta a los niños la historia cómo le iba detrás sentándome junto al buzón todos los días, y naturalmente me río y dejo que siga, porque me gusta que la gente piense lo que le apetezca y le haga feliz”.

A nosotros los cuentos de Alice Munro nos proporcionan la felicidad que ofrece la gran literatura. Aunque sea dolorosa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios