www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BICENTENARIO

El Teatro Real presenta la temporada de su gran celebración

El Teatro Real presenta la temporada de su gran celebración
Ampliar
(Foto: Juan Pablo Tejedor)

El coliseo madrileño ha presentado este miércoles la temporada para el curso 2017-2018, que incluye obras que nunca llegaron a Madrid junto a famosísimos clásicos, como La Bohème o Aída.

Gregorio Marañón, presidente del Patronato del Teatro Real, Ignacio García-Belenguer, director general del coliseo madrileño y Joan Matabosch, su director artístico, han presentado este miércoles la próxima temporada del teatro. Una temporada que viene marcada de forma especial por la conmemoración de una doble efeméride: los 20 años de su reinauguración, el 11 de octubre de 2017, y los 200 años de su fundación, el 23 de abril de 2018. Se trata, por lo tanto, de una temporada que, en palabras de Marañón, “responde al punto culminante de la celebración” y en la que no podían faltar La favorita, de Gaetano Donizetti – título que inauguró el Real – o Aída, con una puesta en escena revisada de la célebre producción dirigida por Hugo de Ana en 1998. Un guiño a la época en la que el pulso del Real volvió a latir después de décadas de oscuridad y de cuya recuperación, muchos tuvieron sus dudas. Citando a Sor Juan Inés de la Cruz, “La negación de la memoria es peor que el olvido”, el presidente del Patronato ha querido recordar la complicada historia de un teatro – el Real cerró sus puertas en 1925 y posteriormente se vio afectado por la explosión de un polvorín durante la Guerra Civil – de la que, sin embargo, ha sabido recuperarse hasta convertirse en la sólida institución cultural con reconocimiento dentro y fuera de España que es hoy. Y partiendo de ese pasado, para seguir construyendo el futuro.

Un futuro que este miércoles pasaba, en todo caso, por las obras programadas para el próximo curso, es decir, a partir de septiembre. Por delante del mes postvacacional por excelencia, 260 funciones: 113 de ópera, 28 de danza, 17 conciertos y 96 espectáculos dirigidos al público infantil. Todo un reto que empezará, como ya viene siendo habitual, con danza. Más en concreto, con el ballet de Víctor Ullate que subirá a las tablas de los Teatros del Canal la coreografía de Carmen. Por lo que se refiere a la ópera, Mozart será el encargado de estrenar temporada. La obra elegida del compositor austriaco es una de sus óperas menos conocidas, a pesar de la importancia que tuvo en su carrera. “Lucio Silla” fue escrita por Mozart a la edad de 16 años durante la temporada que pasó en Italia acompañado de su padre y la partitura supone una gran exigencia de virtuosismo por parte de los cantantes – para Matabosch algunas de sus arias son de las más difíciles que se han escrito en la historia de la ópera -, y resultó innovadora para la época porque la orquesta asumía por primera vez un papel protagonista.

El director artístico ha hecho especial hincapié en este capítulo de las “novedades”, obras que nunca han venido a Madrid y que suman el 66,6% del total de la programación, entre ellas algunas que Matabosch ha calificado como de “frontera”, entre una época y otra, entre un género y otro. Es el caso de la ópera Street Scene, de Kurt Weill, que no es un musical pero tampoco una ópera. Porque esta obra, galardonada por el primer Premio Tony y que bebe de la tragedia griega más clásica, no se ajusta a los moldes de producción de Broadway, pero tampoco a los de un teatro de ópera. Tampoco hasta ahora había llegado a Madrid la ópera Gloriana, que Benjamin Britten escribió por encargo, para rendir homenaje a la reina Isabel II de Inglaterra en su coronación y cuyo estreno resultó uno de los mayores fiascos de la historia de estrenos de ópera. Quedó claro que la corte no esperaba que el compositor hiciera de la obra una reflexión sobre la soledad del poder, en lugar de un ensalzamiento de la primera reina Isabel. El estreno en Madrid el 16 de mayo de la ópera Die Soldaten, compuesta por Bern Alois Zimmermann, será, en palabras de Joan Matabosch, el gran acontecimiento de la temporada y de ella ha querido destacar su enorme complejidad a la hora de ser representada. Tampoco había venido a Madrid la obra Dead Man Walking – frase del argot carcelario para referirse a los presos camino de su ejecución – que fue estrenada con gran éxito en Estados Unidos el año 2000 y está considerada de gran impacto.

En la categoría de repertorio clásico, tampoco faltan grandes títulos. Aida, de Giuseppe Verdi, Carmen, de Georges Bizet, Lucia di Lammermoor, de Gaetano Donizetti, La Bohéme, de Puccini y Thaïs, de Jules Massenet – con Plácido Domingo en una única función en versión concierto el 26 de julio de 2018 – constituyen un gran reclamo para el público en general. Y también para un público diferente del habitual, el que el coliseo madrileño sigue atrayendo con diversas iniciativas y proyectos, como la emisión a través de grandes pantallas situadas en plazas y centros culturales de toda España, la retransmisión de ópera a través de Facebook – el Real cuenta ya con 170.000 seguidores y hoy se podía seguir desde la citada red social la presentación de la temporada –, así como su compromiso con diferentes programas de carácter social. Por último, el ciclo Voces del Real tiene en programa a figuras de primer nivel internacional como el esperado Jonas Kaufmann, la conocida Patrizia Ciofi o la carismática Angela Gheorghiu.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.