www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CASO LAURA LUELMO

La autopsia revela que Laura Luelmo murió de un golpe en la cabeza dos o tres días después de desaparecer

Efectivos de la UCO Guardia Civil custodian la casa número 1 de la calle Córdoba de El Campillo (Huelva), donde vive Bernardo Montoya, el detenido.
Ampliar
Efectivos de la UCO Guardia Civil custodian la casa número 1 de la calle Córdoba de El Campillo (Huelva), donde vive Bernardo Montoya, el detenido.
miércoles 19 de diciembre de 2018, 15:01h

Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años hallada muerta este lunes en El Campillo (Huelva), murió de un golpe en la cabeza, según los resultados preliminares de la autopsia.

La autopsia que se le ha practicado al cuerpo en el Instituto de Medicina Legal (IML) revela también que Laura murió entre el 14 y el 15 de diciembre, pero desde la tarde del día 12 nadie supo nada de esta joven maestra que se había trasladado a Huelva para dar clases de dibujo en un instituto de Nerva. Así, se abre la posibilidad de que Laura hubiera estado secuestrada durante dos o tres días.

El informe indica que habría recibido un fuerte impacto en la cabeza con objeto contundente, un palo o una piedra, y ello le habría provocado un traumatismo craneoencefálico.

A falta de los resultados de las pruebas de ADN, todo apunta a que Laura fue víctima también de una agresión sexual.

Una vez obtenidos, los resultados se compararán con el ADN del único detenido hasta el momento, Bernardo Montoya, un vecino de la joven que el lunes trató de huir de El Campillo y que acababa de salir de prisión tras cumplir 17 años de condena por asesinar a puñaladas a una anciana de 82 años en 1995.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • La autopsia revela que Laura Luelmo murió de un golpe en la cabeza dos o tres días después de desaparecer

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    8964 | Enrique - 19/12/2018 @ 00:29:20 (GMT+1)
    Las politicas de reinserción son un completo y trágico error. O cadena perpetua o, mejor, pena de muerte. Es el justo castigo al asesino. Lo demás son errores de concepto y de una moralidad enfermiza.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.