www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ACUERDO CON BILDU

Iglesias, medio Gobierno, la CEOE y sus socios, hartos de las fullerías de Sánchez

Iglesias, medio Gobierno, la CEOE y sus socios, hartos de las fullerías de Sánchez
Ampliar
(Foto: Efe)
jueves 21 de mayo de 2020, 18:12h
Urdió un acuerdo con Bildu a espaldas de los agentes sociales.

Cada día es más insostenible la falta de unión y entendimiento en este Gobierno que se dice de coalición. Cada uno va por su lado y mientras el PSOE dice una cosa sobre la reforma laboral que firmaron este miércoles con EH Bildu, Podemos, que también puso su firma, responde la contraria, algo que hace difícil la vida a los españoles, que no saben a qué atenerse.

Los socialistas, tras rectificar un primer comunicado, defienden que la derogación será parcial y el vicepresidente Pablo Iglesias, sin ningún tipo de duda, “cristalino”, afirma que será “íntegra”, es decir, total. Le echaba un cable, la titular de Igualdad, Irene Montero: “Lo firmado está firmado”. Y respondía, nuevamente, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, que negaba la ocultación de las negociaciones y ha insistido en que el Gobierno quiere derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral, no derogarla entera.

La crisis interna de Gobierno está servida también, incluso, entre los miembros del partido del propio presidente por no informar a gran parte de su equipo de las negociaciones con Bildu. Confusión total para perjuicio de trabajadores y empresarios, que se muestran enfadados, hartos de las fullerías de Sánchez y a la espera del devenir de los acontecimientos.

Tan es así, que la CEOE ha roto todas las vías de negociación con el Gobierno. A la coincidencia generalizada de que este “acuerdo secreto” se ha negociado e informado con malas artes, ocultándolo hasta después de la votación del estado de alarma, los empresarios rechazan el pacto y suspenden las reuniones que tenían previstas con el Ministerio de Trabajo: “No dude que el diálogo social está en suspenso”.

Creen que el pacto es una ”irresponsabilidad mayúscula” del presidente del Gobierno y tendrá unas “consecuencias negativas incalculables” en la economía española, impactando de forma “profundamente negativa” en el empleo.

Además, el Círculo de Empresarios ha acusado al Gobierno de generar una incertidumbre "sin precedentes" por utilizar la reforma laboral como moneda de cambio por unas cuantas abstenciones de EH Bildu para sacar adelante la prórroga del estado de alarma.

Los sindicatos han tratado de quitar hierro al asunto y, a pesar de haberse enterado también por la prensa, es decir, no se había consultado con ellos, tanto UGT como CCOO han pedido “mesura” a los empresarios y que vuelvan al diálogo social.

Calviño no sabía nada

Pero es que esta forma de actuar tramposa tampoco contenta a la propia vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que tuvo que intervenir casi de emergencia para frenar el acuerdo firmado con el objetivo de tumbar la reforma laboral del PP que lleva funcionando desde 2012. Su enfado porque el presidente Pedro Sánchez no le hubiera dicho nada, hizo que la parte socialista del Gobierno rectificara y volviera a la posición inicial de reformar sólo algunos aspectos del texto.

Harta también, Calviño plantó cara al propio Sánchez porque no es momento para un cambio radical del marco laboral, además, en plena crisis sanitaria. Pero Iglesias insistía: “En el acuerdo de Unidas Podemos con el PSOE para formar Gobierno se habla de la derogación total de la reforma laboral. En el pacto que se firma ayer ese es el acuerdo. El acuerdo es derogar la reforma laboral, literal”.

La responsable de Asuntos Económicos ha asegurado más tranquilamente durante una sesión online organizada por el Círculo de Economía que sería "absurdo y contraproducente" abrir en estos momentos un debate sobre la reforma laboral. Ha dado a entender que podría gener "inseguridad jurídica". Ha garantizado que cualquier eventual modificación se hará de manera dialogada con los agentes sociales.

ERC: Al PSOE hay que obligarle

Por su parte, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, también ha querido meter el dedo en la herida y ha augurado más “mensajes contradictorios” del PSOE y Podemos porque se trata de “una coalición muy complicada” pese a ser socios en el Gobierno.

Rufián ha elogiado a los nacionalistas vascos de Bildu, que ya están en modo precampaña electoral: “La izquierda abertzale está haciendo jugadas muy inteligentes”. Para terminar, ha lamentado que “al PSOE hay que obligarle a cumplir” sus compromisos con los partidos de izquierdas.

Cs sigue confiando en Sánchez

Pero Sánchez también ocultó el acuerdo con los separatistas vascos a Inés Arrimadas, que todavía no han hecho ninguna declaración al respecto. Sí lo ha hecho su portavoz adjunto, Edmundo Bal, que ha rechazado que el modelo laboral cambie sin el concurso de los agentes sociales.

Desde la dirección nacional de CS, uno de los artífices de que la quinta prórroga del estado de alarma fuera autorizada, se siguen fiando de Sánchez y han señalado que no se derogará en los términos del pacto suscrito con EH Bildu porque así se lo han dicho fuentes del Gobierno.

Como consecuencia de todo lo provocado por este acuerdo secreto, que no conocían ni gran parte de los miembros del Consejo de Ministros, Vox ha abandonado las sesiones de trabajo de la nueva Comisión del Congreso para la Reconstrucción, mientras desde el PP, su portavoz en este organismo, Ana Pastor, pedía que no hubiera más "pactos oscuros" en este proceso de recuperación del país. El PP ha augurado "colas del hambre" si la derogación de esta reforma laboral se lleva a cabo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+

1 comentarios