www.elimparcial.es

Fukushima

pero minimizan los riesgos

El yodo radiactivo contenido en el agua cercana a Fukushima excede 3.355 veces los niveles legales, pero la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón ha minimizado los efectos.

de la energía que se consume en España, tan sólo un 20 % se produce en el país

Las revueltas en el mundo árabe, la guerra en Libia y el accidente en la central nuclear de Fukushima han puesto de manifiesto uno de los grandes problemas para las sociedades en el siglo XXI: la energía. Si la situación en el norte de África y el Oriente Próximo encarecen los precios de los combustibles fósiles, de los que España es especialmente dependiente, el peligro por la radiación en Japón ha reabierto el debate nuclear.

la CTBTO cree que la radiactividad llegará a Europa en los próximos días

La radiación liberada por la central nuclear de Fukushima-1 podría dar la vuelta al mundo en dos o tres semanas, según la Comisión Preparatoria del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO), que añade que en los próximos días la contaminación llegará a los países europeos. Lo últim es que la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón no descarta daños en la vasija del reactor 3.

COLUMNA SALOMÓNICA

según el último informe de la OIEA

Los trabajadores que se encontraban en el edificio del reactor número dos de la central nuclear de Fukushima-1 han tenido que ser evacuados después de que se detectaran niveles de radiación 10 millones de veces superiores a los normales, según ha informado la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO). Las concentraciones de material radiactivo en este reactor y en el mar hacen temer de que haya una fuga de sustancias procedente del núcleo de algún reactor.

1.250 veces superior al límite legal

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón informó hoy de que se ha detectado una concentración de yodo radiactivo 1.250 veces superior al límite legal en aguas marinas cercanas a la planta nuclear de Fukushima (noreste del país).

crisis nuclear

Dos semanas después del terremoto y posterior tsunami, Japón entierra a sus víctimas, cuenta a sus desaparecidos y lucha contra la liberación de radiactividad que la dañana Fukushima emite de manera impredecible.

LAS FUGAS PROCEDERÍAN DE LAS BARRAS DE COMBUSTIBLE