www.elimparcial.es

guerras

usó balas diseñadas para estallar en el cuerpo y causar el mayor daño posible

Desde la pasada noche, la policía registra la casa en la que vive el padre del presunto responsable del atentado de Oslo y de la matanza de Utoya, que vive en Francia. Mientras Anders Breivik se prepara para comparecer este lunes ante un juez,, se ha sabido que en el tiroteo de Utoya usó un tipo de munición prohibida en las guerras diseñadas para estallar dentro del cuerpo de las víctimas.

guerras por los recursos naturales

Tres billones de dólares pueden cambiar el rumbo de la guerra, el futuro de Afganistán. Ése es el valor que estiman los expertos que podrían tener los yacimientos minerales descubiertos hace pocos días bajo el suelo afgano. De la noche a la mañana, un país sumido en la Edad Media y dependiente en gran medida de las exportaciones de opio ha visto cómo sus recursos naturales pueden sacarle del pozo económico en el que está sumido desde hace décadas. Pero el caso de Afganistán no es un caso aislado. El mundo se ha visto salpicado durante años por conflictos cuyo telón de fondo, aunque maquillados por otras razones y objetivos, era el control y explotación de las materias primas. De los diamantes de sangre al coltán congoleño, del petróleo iraquí al agua amazónica, muchos son los recursos naturales que mantienen vivos algunos de los conflictos armados más cruentos del planeta.

Crítica

John Withington: Historia mundial de los desastres. Crónicas de guerras, terremotos, inundaciones y epidemias. Traducción de Laura González de Rivera. Turner. Madrid, 2009. 448 páginas. 28 €.

crítica

Joanna Bourke: Sed de sangre. Historia íntima del combate cuerpo a cuerpo en las guerras del siglo XX. Traducción de Luis Noriega. Crítica. Barcelona, 2009. 608 páginas. 39 €