www.elimparcial.es

caius aspicius

fastos gastronómicos

Cuando se piensa en lecturas propias de la Navidad acude a la memoria, casi de forma automática, la maravillosa 'Canción de Navidad' de Dickens, que debería despertar en quien la lee sus mejores sentimientos navideños; pero no vendría mal, sobre todo a efectos prácticos, que a la hora de poner la mesa y cocinar para los festines de estos días le diéramos un repaso a 'El castellano viejo', de Mariano José de Larra.

CON GARBANZOS, A LA GALLEGA...

De todos los animales que pueblan los mares seguramente sea el pulpo, después del tiburón, el que haya tenido peor fama a lo largo de la historia; se le ha atribuido la condición de antropófago, se le ha hecho incluso responsable de naufragios... El pulpo es por completo inocente de todas estas acusaciones, como parece ahora que el tiburón, o al menos la mayoría de los peces así llamados, tampoco es tan fiero como lo pintan.

La casquería

En tiempos difíciles, de crisis, la gente se acuerda de que no sólo de solomos está hecha la res, y vuelve sus ojos a piezas de menos precio, pero de mucho sabor. La casquería, que ha sido llamada tradicionalmente 'el quinto cuarto' de la res, ha reaparecido en cartas y mercados.

La raya

Con los pescados pasa como con todo: algunos gozan de muy buena prensa, mientras que otros la sufren muy mala y muchos, la mayoría, no la tienen ni buena ni mala: simplemente, no salen en los periódicos. La raya es de estos últimos. Le pasa como a muchas personas, a quienes aprecian muchísimo quienes las conocen bien pero que para el gran público son, impropiamente hablando, 'anónimas'.

El pisto

Dejando aparte a quienes son vegetarianos por gusto o a la fuerza, la afición a las verduras, el que a uno le gusten las verduras, es cosa de adultos; a los niños, ya se sabe, les fastidia la insistencia de los mayores en la necesidad de comer verduras para crecer fuertes: no se lo creen, y aunque se lo creyeran les seguirían sin gustar las acelgas.

El factor estético de la comida

El factor estético de la comida es algo que se tiene en cuenta en el momento en el que la propia comida deja de ser algo problemático; aunque se haya dicho siempre que se come con la vista, y que la presentación es algo importante, lo cierto es que se trata de algo que afecta, principalmente, a sociedades bien alimentadas.

HOY RELLENAS

"Contigo, pan y cebolla" es una frase hecha con la que los enamorados expresan su desinterés por todo lo que no sea estar junto a la persona amada, aun a costa de tener que someterse a tan espartano menú a perpetuidad.

Una centolla, unas nécoras...

Cuenta la leyenda que en los tiempos en los que el viejo camino hacia Occidente que marcan las estrellas de lo que llamamos Vía Láctea empezó a llamarse Camino de Santiago, unos monjes bernardos, de Cluny, encargados de cuidar de ese Camino, llevaron consigo a Galicia, al Finis Terrae, unas cepas de sus uvas blancas preferidas.

pesca

Mis primeros contactos con la pesca de alguna variedad de atún están llenos de color y sonido y no fueron para nada activos; tenían que ver con la presencia en el puerto de mi ciudad natal, a finales del mes de junio, por san Juan o san Pedro, de la multicolor flota de boniteros vascos que recalaban en La Coruña al comienzo de la costera de lo que entonces llamábamos "bonito".

Pasta

El gesto es, casi, maquinal: nos ponen delante un plato de espaguetis con una salsa al estilo boloñés, esto es, una salsa en la que intervienen elementos cárnicos, y espolvoreamos su superficie con una generosa cantidad de queso rallado... salvo en el caso, más abundante de lo que parece, de que quien vaya a comerse esa pasta sea incompatible con el queso.

patatas

Cuando se habla de patatas suelen salir a colación las patatas gallegas, momento en el que, inevitablemente, el 'enterado' de turno dirá: "¡Ah, sí, los cachelos!" ¿Dice mal... o dice bien? ¿Los cachelos son patatas? Pues... sí, pero no. A ver: todo cachelo es una patata, pero no toda patata es un cachelo, ni el cachelo es una variedad de patata, sino una forma de cocinarlas que, además, ha cambiado con los tiempos y con los avances que la tecnología ha aportado a la cocina.

cada vez más gente come sin vino

"Comer sin vino, comer mezquino", decían nuestros clásicos del Siglo de Oro, entendiendo "mezquino" como sinónimo de "miserable". Me resisto, de verdad, a considerar que la sociedad española de hoy es una sociedad mezquina, pero si aplicamos el dicho del XVII a lo que vemos cada día... no sé qué decirles.

cocina gallega

Decía Cunqueiro hace treinta y tantos años en 'A cociña galega' que lo que más le gustaba del bonito era la ventresca, asada; pero se quejaba de que en su tierra gallega no había por entonces manera de disfrutar de ella, porque, según él, ni sabían sacarla ni sabían asarla. Es cierto que, por entonces, para comerse una buena ventresca de bonito asada lo mejor era darse una vuelta por el País Vasco.

forman parte nuestra vida

Una de las canciones de Joan Manuel Serrat que escucho con mayor placer es aquella que nos recuerda cómo influyen en nuestra vida "aquellas pequeñas cosas", a las que apenas damos importancia, pero que forman parte nuestra vida, que sería distinta sin ellas.

muchas recetas "ortodoxas"

Cabría hablar de varias, hasta de muchas, recetas "ortodoxas" de gazpacho. Y cuando la ortodoxia es variada, no cabe la heterodoxia. Por eso el gazpacho ha evolucionado, ha incorporado y desechado ingredientes y se ha convertido en algo que ha merecido el nombre de "fantasía andaluza".